¿Cuándo debería cambiar los frenos de mi coche?

Cambiar frenos al coche

Escrito por TSolis-admin

15/12/2020

Los coches o los automóviles son imprescindibles actualmente para casi cualquier persona, usados casi a diario para infinidad de tareas. Es por ello, que es vital tener adecuadamente los sistemas de seguridad que tiene, para evitar accidentes evitables. El principal sistema de seguridad de cualquier coche son los frenos, que puede evitar el choque con otro automóvil, el atropello a un viandante o salirnos de la carretera.

Según la situación, la distancia será clave, dependiendo totalmente de la eficacia del sistema de frenado (a menor rendimiento más distancia recorrerá durante el frenado). Incluso si se tiene en mal estado, puede provocar accidentes que de otra forma no ocurrirían, sobre todo en situaciones a alta velocidad.

Este decrecimiento de eficiencia no es de un día para otro, siendo aún más peligroso porque no nos demos cuenta. En la mayoría de los casos, el conductor se va acostumbrando al nivel de frenado de su vehículo, por lo que es tremendamente difícil detectar que los frenos no están bien. Es por eso, que vamos a darle 4 consejos para ayudarle a determinar si el sistema de frenado se encuentra en perfecto estado y poder analizar mejor si necesita un cambio de frenos en el coche o algunos de los otros servicios relacionados.

4 consejos para saber si tiene que cambiar los frenos

Según un estudio del fabricante de frenos y sus derivados Roadhouse:” un 97% de los conductores opinan que los frenos son el sistema de seguridad más importante de su coche”. Hasta ahí bien, pero es que sólo “un 13% de los conductores en España, sabría detectar si el sistema de frenado del coche tiene algún fallo o problema”.

Para conocer un poco más sobre el sistema de frenado y poder detectar mejor si tiene averías, os dejamos a continuación los diferentes consejos en relación con ellos:

  1. Pedal de freno demasiado blando: La causa de esta avería es por el líquido de frenos, que no se encuentra en buen estado. Esto puede ser por fugas en el circuito, la entrada de aire en ese mismo circuito o un defecto en los bombines o en la bomba de freno. Los fabricantes, recomiendan cambiar el líquido de frenos cada 2 o 4 años, según los años de antigüedad del vehículo, así como la cantidad de distancia recorrida anualmente.

Como decíamos antes, la variación diaria de pérdida de eficacia es difícil de detectar, más si cabe cuando conducimos diariamente el mismo coche, por lo que es importante ir comparando la dureza del pedal de freno.

  1. Pedal de freno demasiado duro: Esta señal ocurre al contrario de la situación anterior, aunque puede provocar los mismos accidentes. Esta vez el posible causante de eso, es el servofreno. El servofreno, nos ayuda a realizar la fuerza en el pedal, multiplicando ese esfuerzo. Lo realiza enviando más presión al circuito y a los frenos, que actúa de forma más eficaz. Si tenemos problemas en el servofreno, esto afecta a la dureza del pedal, por lo que tendremos que acudir al taller mecánico para cambiarlo. Esto es variable según la marca, antigüedad y el modelo de coche, ya que algunos vienen de fábrica con un pedal algo duro, que en otros vehículos serían durísimos (si lo comparamos).

Para poder comprobar esto, puedes realizar la siguiente prueba con el coche apagado. Pise el pedal de freno una vez y el sistema de frenado detendrá el coche. Si el coche sigue apagado y lo pisamos por segunda vez, el sistema de frenado no responderá por muy fuerte que le pises. De esta manera, podremos detectar si existen problemas con este elemento.

  1. Distancia de frenado: En esta situación ocurre algo similar con las dos anteriores, y es que si conduces a diario el coche, la costumbre hará que no te des cuenta del cambio en la distancia de freno. Además, la distancia de frenado también viene influida por otros factores como la carga que lleve el coche, el estado de calzada, el del sistema de suspensión o de los neumáticos, por lo que habrá que hacer un buen mantenimiento a todos estos elementos.

Obviamente, la distancia de frenado también se puede ver que aumenta cuando algún elemento del sistema de frenado no se encuentra bien. Esto puede ser por el servofreno o el líquido de frenos, pero también por la eficiencia de las pastillas o discos con el tambor y la zapata. Si hay demasiado desgaste en estos elementos o existe alguna avería, además de aumentar la distancia de frenado del coche, podremos tener algunos inesperados derrapes.

  1. Vibraciones o ruidos: Si detecta en su coche algunas vibraciones, estas pueden deberse a muchos motivos: por los rodamientos de las ruedas, por un inusual desgaste en algún neumático o pastilla, por la alineación de la dirección o también por la deformación de los discos de frenos.

Si tenemos desgaste en las pastillas de frenos, tendrá que saltar el testigo ubicado en el salpicadero. Si su coche es antiguo o no dispone de ese testigo, se encontrará con un ruido metálico. Esto puede deberse al desgaste o al cristalizamiento producido por un sobrecalentamiento. Si no cambiamos a tiempo las pastillas, podemos producir un desgaste inusual en el disco de freno, produciendo una avería peor. Todo esto depende del tipo de conducción que realicemos, así como las tareas de mantenimiento que hagamos a los diferentes elementos.

Cambia los frenos del coche en Talleres Solís

Si tiene algunas de estas señales en el sistema de frenado de su coche, le recomendamos cambiar los frenos del coche en un taller especializado. En Talleres Solís, tenemos más de 20 años de experiencia a nuestras espaldas, con los mejores recambios y realizando reparaciones incluso a domicilio. Debido a la actual pandemia del Covid-19, también realizamos limpiezas con máquinas de ozono para mayor seguridad, tanto de nuestros trabajadores como de nuestros clientes. Contacte con nosotros si tiene alguna o duda sobre su vehículo en específico o pida presupuesto sin compromiso.

Abrir WhatsApps