La DGT publica la localización de los 1.500 tramos de carretera donde se colocarán radares

03 July 2015

La Dirección General de Tráfico (DGT) publicó el pasado 2 de julio la ubicación de 1.500 tramos de carreteras secundarias donde se intensificará la vigilancia mediante radares de velocidad.


La colocación de radares móviles se ve justificada ya que “la velocidad es uno de los componentes fundamentales que determina la mayor o menor gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente”, según la DGT. Además, este tipo de vías han sido seleccionadas debido a la siniestralidad que suponen, ya que 8 de cada 10 fallecidos en accidentes de automóvil han perdido la vida en las carreteras secundarias.


Muchos conductores han criticado la existencia de radares móviles alegando que con ellos solo se pretende conseguir dinero de las multas, pero la DGT ya anunció que todos ellos serán visibles para que sirvan “como medida de disuasión y prevención”. Una prueba de esto es que en su página web ya pueden localizarse dichos radares, tanto por provincia como por número de carretera.


Para ello, solo hay que entrar en esta dirección y pulsar en la provincia que deseemos o, directamente, escribir el nombre de la carretera sobre la que queremos realizar la consulta. Además, una vez estemos en la pestaña de la provincia que nos interesa, podemos consultar un mapa donde aparecen los tramos de intensificación de vigilancia de las carreteras convencionales de dicha provincia.

Captura de la página web de la DGT


Velocidad de activación


Otro de los datos publicados por la DGT es el límite de tolerancia de los radares. Los límites de velocidad están fijados por la señalización, pero la velocidad a la que se activa el cinemómetro es distinta. En general, los turismos pueden viajar a un máximo de 100 km/h en vías convencionales si existe un arcén de al menos 1’5 metros y a un máximo de 90 km/h si el arcén es más reducido –la velocidad difiere para furgonetas, camiones y otro tipo de vehículos-. Esto no significa que el radar vaya a activarse en cuanto sobrepasemos esa velocidad, sino que hay unos márgenes de tolerancia.


Estos márgenes dependen de la velocidad. Así, desde los 30 km/h a los 90 km/h, el margen es de 8, mientras que a los 100 km/h es de 9, a los 110 km/h es de 10 y a los 120 km/h es de 11. Por ejemplo, si el límite es de 60 km/h el cinemómetro se activará si pasamos de los 68 km/h, pero si el límite es de 120 km/h, el radar se activará a los 131 km/h.


Tanto los radares como la vigilancia por parte de la Guardia Civil tienen como objetivo reducir el número de fallecidos en nuestras carreteras, que llegó a 496 en los primeros seis meses de este año 2015.

Volver al listado

 
 

Facebook

Twitter


 

Contacto

Esta web utiliza cookies para mejorar la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información Aceptar